El botón suicida y otras menudencias




La autopsia reveló que un estado de angustia irrefrenable fue la causa de que el botón saltara del ojal al vacío.

---0---

Tratando de escapar de la realidad, se hundió en el sueño más profundo; ahora anda perdido en el laberinto de sus pesadillas.

---0---

El día del juicio, le llamaron por su nombre, le leyeron la sentencia y le exigieron que eligiera entre una celda con ventana y El Pequeño Larousse.

---0---

Le ha puesto el nombre de sus enemigos a cada uno de los barrotes de su calabozo, y se venga de ellos apretándolos con toda su fuerza.

---0---

La hormiga escaló hasta la antorcha de la estatua de la Libertad y se preguntó si alguien habría estado observando su hazaña.

---0---

Ella escribe cartas de amor todas las noches y el cartero las deja en un buzón distinto cada día.

---0---

«No tengo miedo» –dijo, y empuñó la pluma para disparar todos sus pensamientos. No pudieron arrestarlo, porque escribía desnudo y su cuerpo estaba embadurnado de tinta de la cabeza a los pies.

---0---

Creía que dormía sola, hasta que se dio vuelta y vio a la Incertidumbre con la Angustia y el Miedo en un ménage à troi.

---0---

«¿Por qué dice usted que fue un suicidio involuntario?» –preguntó el juez, y el testigo respondió: «Porque hay ciertas verdades que un hombre sensato no debe admitir frente a su mujer».

---0---

No creía en Dios, y sin embargo estaba seguro de que le era imposible ocultarse.

---0---

La hormiga avanzaba sorteando ágilmente los obstáculos cuando una inmensa gota de lluvia cayó sobre la hoja que llevaba encima.

---0---

Deseaba tanto ser escritor, que sus amigos llenaban cientos de páginas con sus historias y él estampaba en la portada de cada libro las huellas de sus muñones.

---0---

Ella prometió que le esperaría; cuando el marinero regresó al puerto, amarró el barco al vetusto esqueleto de su novia.

---0---

Todo lo perdió en el juego, excepto el as de espadas con el que se degolló.

---0---

La hormiga salió a explorar el mundo, y un vendaval de mal aliento la arrojó a un estanque de olas jabonosas.

---0---

Cada vez que el verdugo ejecutaba a un condenado, su conciencia se transformaba en un gigante cuyas lágrimas empapaban su capucha.

---0---

El relojero no supo en qué momento la muerte le sorprendió, pues ese día todos los relojes que había en su taller estaban desarmados.

---0---

Al salir de la tienda, el pasante preguntó a su jefe: «¿No le parece injusto haberlo sancionado por una simple coma?» El Inspector de Hacienda respondió: «En lo absoluto. Ya aprenderás que por cada coma que falte en sus facturas, tú podrás comer un plato más».

---0---
     
El infeliz murió sentado en el quicio de la puerta de su casa sin llegar a ver pasar el cadáver de su enemigo.

---0---

Le obligaban a marchar, y nadie marchaba tan rápido como él; le obligaban a gritar consignas, y nadie gritaba tan fuerte como él; le obligaban a levantar el puño, y nadie lo levantaba tan alto como él; le obligaban a pensar de una misma manera, y nadie pensaba de la misma manera que él.

---0---

Su trabajo en el Metro consistía en recoger las huellas de todas las pisadas a lo largo del andén; al final de la jornada, exhausto y satisfecho, entraba en el viejo vagón abandonado, se echaba en un asiento, apoyaba la cabeza en aquella enorme bolsa y recorría toda la ciudad.    

---0---

El consternado viudo leyó el titular: «Llora por la perdida de su mujer»; encolerizado, decidió demandar al periódico por difamación gramatical.
El botón suicida y otras menudencias El botón suicida y otras menudencias Reviewed by Liliana Fasciani M. on 17:50 Rating: 5

No hay comentarios:

Comparte tu opinión sobre este post.